Tigre eliminó a Argentinos en los penales y jugará con Boca la final de la Copa de la Liga 2022

El Matador se impuso 3-1 en la definición por penales tras el empate 1-1 en los 90 minutos reglamentarios.

TIGRE se metió este domingo en la final de la Copa de la Liga después de superar a Argentinos Juniors por 3-1 en la definición por penales y luego de igualar 1-1 al término de los 90 minutos reglamentarios.

Después del festejo en el Tomás Adolfo Ducó de Parque Patricios el Matador peleará por el título en la final ante Boca, a disputarse en el Mario Alberto Kempes de Córdoba.

Alexis castro puso en ventaja a Tigre, a los 9 minutos del segundo tiempo, mientras que el paraguayo Gabriel Ávalos igualó, de manera agónica, a los 42 minutos. El Matador fue más preciso en los penales que Argentinos, que tiró dos al travesaño y uno fue atajado por Gonzalo Marinelli.

A los 37 minutos del primer tiempo Argentinos se quedó con un jugador menos por la expulsión de Gabriel Florentín tras una intervención del VAR.

El árbitro Andrés Merlos le había sacado la tarjeta amarilla por una dura patada sobre Sebastián Prediger pero a instancias de Héctor Paletta, encargado del VAR, cambió su decisión y expulsó al mediocampista del Bicho.

Tigre, que en noviembre del año pasado regresó a Primera División, volverá a disfrutar de una final por el título contra nada más y nada menos que Boca. El conjunto de Victoria le ganó la final de la Copa de la Liga de 2019 al Xeneize pese a que ya había descendido a la segunda categoría.

Ahora el equipo dirigido por Diego Martínez, mismo DT del ascenso, intentará repetir la gesta de aquella formación conducida por Néstor Gorosito en el Mario Alberto Kempes, igual escenario de la final del próximo domingo 22 desde las 16.

Con la base del equipo que volvió a Primera, Tigre también enfrentará nuevamente al equipo de Sebastián Battaglia que casi lo deja afuera de la fase final con la derrota en la última fecha de la zona B.

Finalmente el Matador pasó por terminar tercero, barrió a River Plate en Núñez y ahora va por su segunda estrella en Córdoba ante Boca.

 

 

El equipo de Martínez, quien dirigió en las cinco categorías del fútbol argentino y también a las inferiores de Boca, sufrió para llegar a la final porque ganaba y jugaba con uno más pero el gol de Ávalos sobre el final llevó la definición a los penales.

Con Marinelli, quien junto a Prediger, Menossi y Galmarini estuvo en la final de 2019, como figura y una gran precisión de los ejecutores, Tigre se metió en una definición por el título de Copa.

Luego de las sorpresas que dieron en los cuartos de final eliminando a dos candidatos al título, Tigre y Argentinos llegaron al estadio Tomás Adolfo Ducó en busca de un lugar en la final.

Gabriel Milito, entrenador del equipo de La Paternal, tenía dos bajas obligadas por las suspensiones de Miguel Torrén y Matías Galarza.

Por el histórico defensor ingresó el juvenil Marco Di Cesare, mientras que la sorpresa estuvo en la inclusión de Franco Moyano para reforzar el mediocampo por sobre Nicolás Reniero.

En el conjunto de Victoria, Diego Martínez repitió el equipo que consiguió la hazaña en el Monumental con el triunfo ante River. En un primer tiempo muy parejo los dos equipos cumplieron con la misión de anular las virtudes de su rival.

Por este motivo, los arqueros no tuvieron trabajo y las pocas aproximaciones fueron disparos desviados sin mayor peligro. Argentinos probó con un remate de media distancia de Gabriel Carabajal, a los 10′, y Tigre respondió a los 30′ con un zurdazo defectuoso de Lucas Blondel.

Pasada la primera media hora llegó la jugada de la expulsión de Florentín, quien pasado de revoluciones por el marco del partido barrió para presionar en su campo a Prediger y se llevó puesto el tobillo del experimentado volante.

El juego siguió pero Merlos le sacó tarjeta amarilla cuando se frenó el partido aunque, segundos después, el juez recibió el llamado del VAR para revisar la jugada en pantalla donde advirtió que la infracción era para expulsión.

En los diez minutos que Tigre jugó con uno más no pudo aprovechar la ventaja y se fue al descanso sin poder generar peligro a la defensa del Bicho, que al igual que contra Estudiantes se quedó con uno menos con un largo trecho de partido por delante.

El segundo tiempo tuvo todas las emociones ya que Tigre salió decidido a aprovechar el jugador de más y lo consiguió rápidamente. A los 10 minutos Mateo Retegui armó una buena jugada por izquierda y tiró el centro para la aparición por sorpresa de Castro, autor del 1-0.

Con la ventaja Tigre intentó adueñarse de la posesión de la pelota pero nunca se sintió cómodo y poco a poco fue retrocediendo metros ante el empuje de Argentinos.

Con mucho amor propio, como en La Plata, el equipo de Milito fue a buscar el gol con un jugador menos y lo consiguió sobre el final cuando Tigre peligrosamente jugaba en su campo.

El goleador paraguayo Gabriel Ávalos recibió en el área grande y con un zurdazo suave por arriba del Marinelli marcó un golazo y el empate agónico.

En los penales la suerte y la precisión estuvieron del lado de Tigre porque Magnín, Prieto y Blondel convirtieron, Marinelli le atajó el primero a Vera y Zalazar y Reniero estrellaron su remate en el travesaño; mientras que el único que pudo anotar para el Bicho fue el paraguayo Ávalos.

Entradas relacionadas

Deja un comentario